Traducciones de la Sagrada Escritura

Te has preguntado sobre las principales versiones de la Escritura, aquí un breve resumen de tan importante tema.

La Biblia comenzó a traducirse aun cuando todavía no se tenían el número completo de libros y los que se consideraban inspirados. Los términos “versiones” y “traducciones” pueden usarse de forma indistinta.

Una versión implica una traducción autorizada por algún cuerpo eclesiástico o gubernamental, donde trabajan varios traductores. Una traducción no tiene un carácter tan oficial y no requiere de un grupo de traductores.

Las versiones más importantes antiguas están en griego, arameo, sirio y latín.

  1. Versión griega de los LXX (250 – 130 a.C.)

De los LXX o Septuaginta es destaca por su antigüedad y la autoridad por la que fue redactada, el nombre de “Setenta” (LXX) procede del número de los traductores, que según un relato de la carta de del Pseudo-Aristeas, tomaron parte de su elaboración.

Su contenido es:

  1. Los 38 libros de la biblia hebrea más unas adiciones a Esther, Salmos, Daniel y Jeremías.
  2. Los 7 libros que después serán llamados deuterocanónicos: 1 y 2 Macabeos, Judit, Baruc, Tobías, Eclesiástico y Sabiduría.
  3. Tres libros que después serán llamados capítulos de otros: “La carta de Jeremías” será el
    capítulo de Baruc, “El libro de Susana” será el capítulo 13 de Daniel, “El libro de Bel y el Dragón” será el capítulo 14 de Daniel.
  4. Seis libros que después serán llamados apócrifos: 1 y 4 Esdras, 3 y 4 de Macabeos, las odas y los Salmos de Salomón.
  1. Versiones griegas de Aquila, Teodoción y Símaco

La versión de los LXX después del siglo I d.C. comenzó a ser relegada por los círculos judíos, era tomada la LXX por los cristianos y gozaba de gran prestigio para ellos ya que en ella veían cómo explicar los misterios de Cristo. Como respuesta a esto los judíos realizaron otras traducciones al griego en el siglo II d.C.  En su mayoría estas traducciones se conservan solo gracias a fragmentos o citas de los primeros padres de la iglesia y otros. Entre ellas incluyen las versiones de:

  1. Áquila (117- 138 d.C)
  2. Símaco( 193- 211 d.C)
  3. Teodoción( 180-190 d.C)
  1. Versión Vetus Latina

Esta versión en latín es anterior a la Vulgata, se tradujo del griego (LXX) y Nuevo Testamento al latín, algunos dicen que es del siglo I d.C., otros le colocan una fecha más reciente, tiene un gran valor histórico, lingüístico y exegético.

  1. La Hexaplas de Orígenes (+ 254)

Cuando los cristianos citaban la versión de los LXX, los judíos debatían diciendo que esta traducción no tenía validez por tener inexactitudes con la relación del texto original hebreo. Con el fin de evitar estos inconvenientes Orígenes ofreció la Hexaplas, que constituye en seis columnas un testimonio de las diversas traducciones al griego confrontas con el texto hebreo.

  1. Versión Vulgata (360-460 d.C)

San Jerónimo por encargo directo del papa san Damaso, se dedicó a traducir a un latín más sencillo los originales griego y hebreo de la Biblia, para los libros de Baruc, Sabiduría, Eclesiástico y I y II de los Macabeos se valió de la versión Itala Antigua.

  1. Targumin (tiempo de Jesucristo)

A partir del exilio, los judíos de Palestina, Babilonia y Siria reemplazaron el hebreo por el arameo en la vida cotidiana, por tanto se realizá la traducción del hebreo al arameo. Hacia el siglo II a.C. el hebreo ya era prácticamente una lengua muerta, no se escribía, no se leía.

  1. El pentateuco samaritano

Los samaritanos no admiten más que el pentateuco con caracteres fenicios. El pentateuco está escrito en un dialecto samaritano porque fue hecho antes de la unificación del texto consonántico y tiene una seria de leyes tribuidas a Aarón, pero parecen ser del siglo X d.C.

  1. La versión Pesitta o Siríaca (s. II d.C)

Las traducciones siríacas de la Biblia hebrea pudieron haber comenzado a principios del siglo II d.C. Parece que basaron en targumes arameos o influenciados por ellos.

___________________________________________________________
García Gonzáles, C (2014). Introducción a la Sagrada Escritura. (2da ed.) Medellín: Universidad Pontificia Bolivariana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: