Sí – Poema de santa Laura Montoya

Es la paz del alma
decirte siempre Sí;
presagio de vida eterna
que prende la luz en mí.

Sí, te dice mi amor.
Sí, el arranque de dolor,
que en horas amargas
brota mi pobre corazón.

Sí, te grito en mis sueños,
Sí, mis vigilias repiten.
Sí, el hervir de mi sangre.
Sí, el suspirar por mi dueño.

Decirte Sí, es mi delirio;
es el alborear del cielo,
es el asentir a mi dicha,
es de mi amor raudo vuelo.

Sí… está bueno… lo quiero…
que guardes silencio en el cielo,
que rujas en la tormenta,
que en mi alma estés quedo.

Que el aire me traiga besos,
que el sol hable de tus incendios;
que retumbando el trueno,
traspase de terror mis huesos.

Quiero decirte Sí, en cada hora
Sí, en el correr de los tiempos;
Sí, en el dolor de mi carne,
Sí, en el deshacerse mis huesos.

Sí, te diré en mí agonía,
Sí, al extinguirse el aliento,
Sí, al terminarse mi vida,
Sí, en el traspasar del tiempo.

Sí, gritaré llegando al cielo,
Sí al mirarte tan bello.
Sí, al repetir el “Santo, Santo”
de los ángeles que anhelo!

Y el tornasol de los ojos,
que brillan en el rostro bello,
de mi Madre, la adorada,
un SÍ me arrancará dulce y ledo.

Desde que aprendí, Dios mío,
a decirte siempre SÍ,
no hay luchas en mi alma
se acabaron las penas para mí.

Santa Laura Montoya, 1935.

Deja un comentario

Otros artículos interesantes para ti...

Poesía: Cada mañana

Cada mañana sales al balcóny oteas el horizontepor ver si vuelvo. Cada mañana bajas saltando las escalerasy echas a correr por el campocuando me adivinas

Leer más »

San Gregorio Niseno

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002) Obispo (ca. 400) Gregorio fue hermano menor de San Basilio, y nació en Cesárea de Capadocia hacia

Leer más »

Poesía: Una cruz sencilla

Hazme una cruz sencilla,carpintero…sin añadidosni ornamentos…que se vean desnudoslos maderos,desnudosy decididamente rectos:los brazos en abrazo hacia la tierra,el astil disparándose a los cielos.Que no haya

Leer más »