La reja

Por: Pbro. Juan Felipe Escobar Escobar | Fuente: Signos de Dios

Dios vino a traernos la libertad

Biblia: Jn 8, 1-59; Jn 3, 16-18; 2 Cor 3, 17; 1Ti 2, 3-6; Gl 2,4.

Actividad: Poner una reja que asimile el calabozo de una prisión, o unas cadenas gruesas o una jaula.

Reflexión: A veces nos vemos atrapados y oprimidos por los problemas de la vida o situaciones difíciles de pecado y miseria, vivimos como si fuéramos prisioneros o condenados a muerte. Jesús se nos presenta como la salida de escape por donde podemos volarnos y encontrar la libertad. De nosotros depende si lo aceptamos en nuestro corazón, he ahí la llave de la liberación.

Experiencia: Cuenta la historia que unos hombres fueron llevados a prisión y los condujeron a una celda oscura y fría. Allí pasaban muchas necesidades y sufrimientos. Después de estar varias semanas encerrados en ese horrible calabozo, descubrieron un orificio por donde escapar, todos lo hicieron a excepción de uno, que se quedó sentado en el calabozo. El guardia que estaba a cargo de estos prisioneros se enteró de lo sucedido, entró en la celda, cogió un garrote y comenzó a golpear al que no se quiso escapar por el orificio, y le gritaba: – Torpe, ignorante, estúpido, ¿cómo no te escapaste? ¿si tenías la libertad a un paso? Y ¿tú que estás esperando? Respondió este hombre: – ¿Para qué escaparme si yo soy libre?

Frase: Si tienes a Dios, en cualquier prisión podrás encontrar libertad.

Pregunta: ¿Qué me oprime en estos momentos que no me deja experimentar la libertad de Dios?

Oración: Dios mío, líbrame de las cadenas espirituales que atan mi vida, haz que te busque siempre a ti como fuente de toda libertad, no permitas que los vicios terrenales me opriman y esclavicen, sobre todo que me alejen de ti. Ven pronto a liberar mi corazón, para que me sienta libre en todo momento y en todo lugar, mientras voy de camino hacia a la patria de tu eternidad. Amén.

Jaculatoria: Dios mío, se mi libertad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Otros artículos interesantes para ti...

Breve viacrucis cotidiano

Primera estación: Jesús es condenado a muerte. Porque yo también te he juzgado y condenado en mis hermanos o he dejado con mi silencio que

Leer más »