La vida comunitaria signo de la comunidad

La vida comunitaria es el compartir del hombre con la sociedad, consigo mismo, con los hermanos, con Dios, lamentablemente ha habido una sacralización -perdida de lo sagrado- y esta lleva a una descristianización -divorcio entre lo que se cree y se vive-, esto se debe a una falta de catequesis pero también de encuentro con Cristo.

Hoy por hoy, vivimos una crisis de fe, porque no se quiere ser cristiano sino a medias, es por esto la necesidad de cristianos que sean testigos de Cristo Resucitado, que sean dóciles instrumentos del Espíritu Santo. El testimonio y el ser testigo, es un signo que fortifica la fe de los demás creyentes.

La comunidad es un testimonio para la Iglesia de hoy, los hombre no nos podemos encontrar con Dios sino hay testimonios vivientes y latentes, por esto es necesario la unidad y la comunión.

La comunión es un bien en sí mismo, porque da libertad, nos saca de nosotros mismos, de nuestros egoísmos, es por esto que la misión de la Iglesia es la comunión como un misterio, como sacramento, como evangelio de unidad y de comunión.

  1. El evangelio común: La Iglesia siempre anuncia la buena Noticia, y en ella esta incluida “el otro es mi hermano y compañero de camino”.
  2. Profecía de comunión: El profeta “es la boca de Dios, muestra el rostro misericordioso de Dios. Comulgan las personas, no los individuos”.
  3. Parábola de comunión: La parábola es una enseñanza, un signo, por lo que hace, por su unidad y testimonio.
  4. Sacramento de comunión: Es una acción salvifica en favor del pueblo y acompañada de actos de acción de gracias a Dios Padre por medio de Jesús. Vivir el amor, la misericordia y compasión con los demás, es ser un sacramento de amor, comunión y unidad.
  5. Espiritualidad de comunión: Ser Iglesia en comunión con todas las etapas, situaciones y momentos de las personas y hechos de la vida.

Pero es la labor tuya y mía, trabajar por una Iglesia acogedora, una Iglesia casa, una Iglesia domestica, una Iglesia que opta por una parroquia renovada en la comunión, no tanto en edificios o sacristías sino en miembros que se aman y se acogen los unos a los otros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: