Connect with us

Qué significa canonización equivalente

Liturgia

Qué significa canonización equivalente

La canonización equivalente, también llamada «canonización extraordinaria», es una forma de canonización que acontece cuando el Papa reconoce y ordena el culto público y universal de un Siervo de Dios o Beato, sin haber pasado por el procedimiento ordinario de la canonización formal, porque la veneración al santo ha sido realizada desde antiguo y de forma continua por la Iglesia.

En la primera mitad del siglo XVIII, el obispo Prospero Lambertini antes de ser electo como papa bajo el nombre de Benedicto XIV, publicó su máxima obra litúrgica titulada «De servorum Dei beatificatione et de beatorum canonizatione» en donde exponía la doctrina de la «canonización equivalente» y describía la posibilidad de establecer el culto público a una persona cuya fama de santidad y virtudes heroicas estuvieses probadas por la tradición desde hace mucho tiempo y respecto a la cual ya existiera un culto previo en la Iglesia.

Dicha doctrina ha sido reiterada desde entonces por diversos pontífices hasta llegar a la modernidad sin que las disposiciones más recientes en materia del proceso de canonización la hayan derogado como una práctica válida, exclusiva del Papa.

Diversos santos han sido incluidos al martirologio de esta manera, entre ellos: Romualdo, Norberto de Xanten, Bruno de Colonia, Pedro Nolasco, Ramón Nonato, Juan de Mata, Félix de Valois, la reina Margarita de Escocia, el rey Esteban I de Hungría y Gregorio VII. Los casos más recientes de canonización equivalente fueron la de Hildegarda de Bingen el 10 de mayo de 2012 por el Papa Benedicto XVI, esto es, 833 años después de su muerte, la de Ángela de Foligno el 9 de octubre de 2013 por el Papa Francisco, tras 704 años de su muerte y la de Pedro Fabro el 17 de diciembre de 2013, cumplidos 467 años de haber fallecido también por el Papa Francisco.

A diferencia de la canonización ordinaria, en el que es necesario todo un proceso canónico, en la canonización equivalente solo es suficiente la comprobación previa de:
-Culto público del siervo de Dios llevado a cabo histórica e ininterrumpidamente.
-La fama de santidad e intercesión milagrosa.
-Sus virtudes heroicas o, en su caso, el martirio.
Tras lo anterior solamente basta una declaración pública del Supremo Pontífice donde se ordena la extensión del culto al santo a la Iglesia Universal.

Tomado de Hagiopedia

 

Continue Reading
You may also like...
Click to comment

Deja un comentario

More in Liturgia

To Top
A %d blogueros les gusta esto: