Poesía: No me mueve mi Dios

No me mueve, mi Dios, para quererte,
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo yo te amara,
y aunque no hubiese infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
porque, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

1 comentario en “Poesía: No me mueve mi Dios”

  1. Hoy 23 de abril y con esta hermosa poesía tengo que decirte Señor que tengas MISERICORDIA de mi SEÑOR porque has tenido tanto Amor por mi y por mis hermanos que yo cada día siento que no merezco. Tú Señor no has pedido nada a cambio sólo nos das muestra del AMOR que nos tienes y yo Señor debo ser honesta y amar a plenitud en esta tierra es tan difícil Señor, este año me ayuda una frase que escuche de un servidor fiel tuyo «ama a tus hermanos con el mismo AMOR de Dios en Jesucristo por ti, hasta que te duela» ayúdame Señor con eso te lo pido de corazón. Amén

Deja un comentario

Otros artículos interesantes para ti...

¿Qué es la bioética?

Por: Agustín Pazos Históricamente la bioética ha surgido de la ética médica, centrada en la relación médico-paciente. Una definición que puede ayudarnos señala que la

Leer más »

San Apolinar el Apologista

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002) Obispo (s. n) Baronio incluyó en el Martirologio romano el nombre del apologista Apolinar, obispo de Hierápolis, que,

Leer más »