Poesía: Salve del mar estrella

Salve, del mar Estrella,
de Dios Madre venerable
y siempre Virgen,
feliz puerta del Cielo.

Recibiste aquél Ave
de boca de Gabriel:
afiánzanos en paz
cambiando el nombre de Eva.

Suelta las cadenas de los reos,
da luz a los ciegos,
líbranos de nuestros males,
alcánzanos todos los bienes.

Muestra que eres nuestra Madre,
que reciba de Ti nuestras preces
el que por nosotros nació
y quiso ser Hijo tuyo.

Virgen singular,
Entre todas humilde.
Haz que limpios de culpa,
seamos humildes y castos.

Danos una vida pura,
prepáranos un camino seguro
para que, viendo a Jesús,
siempre nos alegremos.

Alabanza a Dios Padre,
la suma honra a Cristo
y al Espíritu Santo:
a los Tres un mismo honor. Amén.

El autor es anónimo, aunque, algunos autores atribuyen la autoría a San Venancio Fortunato, obispo de Poitiers (+609). Sobre el nombre de mar de estrella escribió Santo Tomás: «Porque sólo Ella conjuró la maldición, trajo la bendición y abrió la puerta del paraíso. Por este motivo le va el nombre de «María», que significa «estrella del mar»; como la estrella del mar orienta a puerto a los navegantes, María dirige a los cristianos a la gloria». (Sobre el Avemaría, 1. c., p. 185.).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Otros artículos interesantes para ti...

San Félix de Nola

Por: José Vives | Fuente: Año Cristiano (2002) Presbítero (+ ca.260) En la más vasta y fértil llanura de la Campania occidental, no lejos de la populosa Napóles y

Leer más »

Santa Isabel Ana Bayley Seton

Por: José María Díaz Fernández | Fuente: Año Cristiano (2002) Viuda (+ 1821) Dos singularidades concurren en Santa Isabel Ana Bayley, viuda Seton: es la primera santa canonizada de

Leer más »