Santos Domingo Pham Trong An Kham, Lucas Pham Trong Cai Thin y José Pham Trong Cai Ta

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002)

Mártires (+ 1859)

El día 13 de enero del año 1859 en Nam-Dinh (Vietnam) fueron sacados de la cárcel donde estaban los confesores de la fe Domingo Pham Trong An Kham, su hijo Lucas y un paisano y amigo de ambos llamado José Pham Trong Cai Ta, los cuales fueron llevados fuera de la ciudad, extendidos en el suelo, atados sus pies y manos a sendas estacas y enseguida estrangulados. Su delito había sido el de profesar la fe cristiana, haberse negado a apostatar de ella y a pisotear la santa cruz y haberse mantenido firmes en esta confesión a pesar de la prisión y de las amenazas de muerte.

Domingo era persona rica y bien situada socialmente que había educado con esmero a su hijo y que llegada la persecución había sido encarcelado y juzgado por confesar la fe. Para él había sido una satisfacción ver cómo su hijo se acreditaba también socialmente y llegaba al cargo de jefe del cantón o distrito, cargo inmediato al de mandarín.

Lucas, educado cristianamente por su padre, se había casado y formado una familia, pero debiendo tener múltiples relaciones sociales, se enfrió un tanto en su fervor religioso hasta que un sacerdote lo amonestó y trajo de nuevo a la práctica de la religión. Había defendido la libertad religiosa ante el mandarín general, asegurando la fidelidad de los cristianos a las autoridades civiles. Pero como un cristiano, Cao-Xá, se rebeló contra el gobierno harto de las persecuciones, la tesis de Lucas pareció falsa y éste fue acusado de haber mentido. Arrestado, se le pidió manifestara por escrito su fe cristiana y así lo hizo, alegando que estaba dispuesto a dar su vida por ella. En la cárcel halló a su padre, y padre e hijo se animaron mutuamente a perseverar en la fe y a prepararse para el martirio. Domingo era terciario dominico.

José era, como los otros dos, natural del poblado de QuangCong. Era un cristiano fervoroso y ejemplar, cofrade del Santísimo Rosario. Estaba casado y tenía hijos, y había tenido el cargo de subjefe de su distrito. Llegada la persecución, no dudó en acudir al mandarín gobernador a asegurarle la buena conducta civil de los cristianos y a rogar cesara la persecución. El mandarín no solamente no le atendió sino que le mandó detener, afirmándole que solamente alcanzaría la libertad si pisaba la cruz y apostataba. Incluso pot escrito afirmó que no renegaría jamás del cristianismo. Fue a parar a la cárcel en septiembre de 1858 y allí encontró a los otros dos confesores de la fe que morirían con él. Cuando le fue comunicado que iba a ser ajusticiado quiso asegurarse de que era a causa de su religión, y asegurado marchó tranquilo al suplicio. Con los demás mártires de Vietnam estos santos fueron canonizados el 19 de junio de 1988.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Otros artículos interesantes para ti...

Breve viacrucis cotidiano

Primera estación: Jesús es condenado a muerte. Porque yo también te he juzgado y condenado en mis hermanos o he dejado con mi silencio que

Leer más »

Beato Ambrosio Fernández

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002) Nació en Sisto, diócesis de Porto, en Portugal. Como tantos otros de su tiempo, decidió al ser adulto

Leer más »