La celebración Eucarística

Por: Jesús Luengo Mena | Fuente: la-liturgia.blogspot.com

El esquema de la celebración eucarística tiene, como Asamblea y reunión que es, un esquema similar al de una reunión de amigos que recibe un anfitrión: se recibe a los que llegan, se habla y escucha, se come en común y se despide al terminar. Así hizo Jesús en la Última Cena ya que reunió a los Apóstoles (rito de apertura), les habló (Palabra), pronunció la bendición, les dio de comer y beber (eucaristía) y salieron hacia el monte de los Olivos (conclusión)

En la Asamblea eucarística se distinguen claramente cuatro partes:

a) LOS RITOS INICIALES, que sirven para recibir a los fieles y son la apertura. Sus objetivos son los de ayudar a formar y sentirse como comunidad y preparar a los fieles a oír y celebrar dignamente la Eucaristía. «Todo lo que precede a la Liturgia de la Palabra… tiene el carácter de exordio, introducción y preparación» (OGMR 46).

Estos ritos iniciales son los siguientes:

* Procesión y canto de entrada: abre festivamente la celebración, fomenta la unión de los fieles y acompaña la procesión.

* Veneración del altar: como símbolo de Cristo (beso ritual)

* La señal de la Cruz: evoca nuestra iniciación cristiana y se invoca a la Trinidad.

* Saludo a la Asamblea: Se establece aquí un diálogo de comunión entre el Presidente y la Asamblea.

* Monición Inicial: Tiene por objeto explicar e implicar a todos en la celebración. Debe ser breve, incisa y preparada.

* Acto penitencial: Todos somos pecadores y debemos pedir perdón. Este acto a su vez consta de varias partes:
– Monición
– Silencio
– Confesión general
– Absolución (que perdona los pecados leves del día).

* El Kyrie: «Señor, ten piedad». Tiene carácter doxológico, no es penitencial sino que tiene sentido de aclamación a Cristo y petición de misericordia.

* El himno Gloria: No fue compuesto para la Misa. Entró en la Eucaristía para la fiesta de Navidad y es un himno trinitario de alabanza.

* La oración Colecta: (colecta=reunir). El sacerdote invita a orar, lee la oración y el pueblo ratifica con un AMEN.

b) LA LITURGIA DE LA PALABRA es, junto con la eucarística, una de las dos partes esenciales de la Misa. Tiene a su vez varias partes:

* El anuncio de la Palabra:

– Introducción a las lecturas (monición)
– Proclamación de la Palabra (se proclaman tres lecturas los domingos y solemnidades: profeta, apóstol y evangelista). La lectura evangélica es propia del diácono o del sacerdote mientras que las demás lecturas son ministerios propiamente laicales.
– Aclamación a cada lectura.
– Homilía

* La oración: La Iglesia acoge, escucha y acepta la Palabra. Los elementos de la respuesta de los fieles a la proclamación hecha tiene varios elementos:

– El salmo responsorial (se canta o se recita si no hay salmista)
– Los silencios
– El Aleluya (debe cantarse y de no hacerlo se puede omitir)
– La profesión de fe
– La plegaria universal o de los fieles. Se llama universal porque se suplica por las necesidades de todos los hombres. Debe poder ser asumida por todo el pueblo cristiano y al menos cuatro de las peticiones deben ser:

* Por la Iglesia y sus necesidades
* Por los gobernantes
* Por los pobres y necesitados
* Por todos los presentes

c) LA LITURGIA EUCARÍSTICA: Si hasta este momento la Asamblea se ha centrado en la Palabra (ambón), ahora el centro pasa a los dones (altar). Esta liturgia se desarrolla en tres momentos sucesivos, tal como Jesús hizo en la Última Cena, a saber 1. Tomó el pan, el cáliz (preparación de los dones) 2.- Bendijo, dio gracias a Dios (plegaria eucarística) 3.- Partió y dio (rito de comunión) (OGMR 72).

* Preparación de los dones: consta a su vez de cuatro momentos

– La procesión de los dones (deben llevarse dones que se queden para el servicio o exorno del altar o bien que sean para los pobres y necesitados)
– La preparación de los dones
– La presentación de los dones (Bendito seas, Señor…)
– El lavabo, que se hará en un lado del altar

– La oración sobre las ofrendas, que se rubrica por el pueblo con un Amen.

* Plegaria eucarística: es el ápice de toda la celebración (OGMR 30). En esta parte se llega a la máxima plenitud de expresión la acción de gracias y la alabanza. Se la ha llamado de diversas formas: plegaria eucarística, canon, anáfora. Es una oración de bendición que consta de los siguientes elementos:

– La acción de gracias del Prefacio
– La aclamación del Sanctus
– La epíclesis o invocación al Espíritu Santo
– El relato de la institución y la consagración
– La anámnesis o memorial
– La obligación
– Las intercesiones
– La doxología final

* El rito de comunión: forma una unidad con la plegaria eucarística, con un esquema lineal. Consta de las siguientes partes:

– El padrenuestro
– La paz (algunos liturgistas opinan que debería hacerse junto con el acto penitencial como signo de reconciliación que es)
– La fracción del pan, que incluye la inmixtión (mezcla) y el Agnus Dei
– La Comunión, con una preparación previa y oración posterior a la comunión

d) RITO DE CONCLUSIÓN. Tiene como objetivo el unir la celebración con la vida cotidiana. Ahora es el momento de dar los avisos de la comunidad para la semana y las actividades a desarrollar. Se saluda y se acaba con la bendición que puede ser simple o solemne (con tres apartados a los que el pueblo contesta AMEN). Tras el «Podéis ir en paz» la Asamblea se disuelve para ir a sus ocupaciones alabando al Señor. El canto de salida, que se ha puesto de moda, sobra.

OGMR 2002

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: