San Vulstano de Worcester

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002)

Obispo (+ 1095)

Nació el año 1009 en Itchington, en el condado inglés de Warwickshire, y sus padres lo confiaron a los benedictinos para su educación. Completada ésta, pasó a vivir en el palacio episcopal de Worcester, cuyo obispo, Britheah, lo preparó para el sacerdocio y lo ordenó presbítero. Le ofreció igualmente darle un curato donde ejercer su ministerio, pero el joven sacerdote había madurado la decisión de hacerse monje e ingresó en la comunidad benedictina que llevaba la catedral de la diócesis.

Esta comunidad regentaba asimismo una escuela y ésta fue la primera labor que desarrolló Vulstano, siendo elegido prior el año 1050 y acreditándose por su buen gobierno y la regularidad monástica que impuso en su pequeña comunidad. El pueblo apreciaba, además, su fervorosa predicación.

Cuando en 1062 vacó la sede de Worcester, desde la propia Santa Sede se le apuntó al rey San Eduardo el nombre de Vulstano para que lo propusiera, como así hizo el piadoso monarca, viéndose enseguida que el nombramiento fue acertado pues Vulstano dirigió la diócesis con prudencia y bondad. Se hizo presente en todas las parroquias de la diócesis mediante una adecuada visita pastoral, en el curso de la cual impulsó la renovación material de los edificios necesitados de ello pero sobre todo de la vida cristiana de las parroquias. Y para dar ejemplo, reconstruyó la catedral y condujo su comunidad monástica de forma modélica.

Muerto el rey San Eduardo y planteado el gran tema de la sucesión, el conde Haroldo le pidió su apoyo, pero parece que, como todos los obispos procedentes del monacato, Vulstano era más favorable a Guillermo el Conquistador, a quien ciertamente envió su sumisión cuando tras la batalla de Hastings la corona se afianzó en su cabeza. Pudo así conservar su obispado, que fue declarado sufragáneo de Canterbury en el sínodo de obispos y abades mandado por Alejandro II para solucionar la disputa entre los dos arzobispados ingleses.

Vulstano seguidamente apoyó el programa de reformas que venía del Continente y que eran la aplicación a las islas del movimiento gregoriano, permitiéndose a los clérigos ya casados permanecer con sus esposas pero obligándose al celibato a los aspirantes que quisieran ser sacerdotes o clérigos en adelante. Se opuso firmemente al tráfico de esclavos y se portó en todo tiempo como un prelado responsable y efectivo, llevando una vida privada de gran austeridad, mortificación y piedad y guardando gran parte de las rentas episcopales para generosas ayudas a los pobres. Murió el 19 de enero del año 1095, y fue canonizado el año 1203 por el papa Inocencio III.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: