San Luciano de Antioquía

Por: Biblioteca de Autores Cristianos | Fuente: Año Cristiano (2002)

Presbítero y mártir (+ 312)

Era natural de Samosata (Siria) pero se le llama de Antioquía porque en esta ciudad se ordenó de presbítero y aquí ejerció su importante magisterio. Luego de estudiar retórica y filosofía, marchó a Edesa y se dedicó allí al estudio de las sagradas Escrituras, para lo cual estudió con profundidad el hebreo y el griego. Su gran aspiración era fijar el texto original de la Biblia en ambos Testamentos.

Vuelto a Antioquía fundó una escuela teológica, muy concurrida y uno de cuyos alumnos fue el futuro heresiarca Arrio. Se ha supuesto en Luciano una cierta heterodoxia, aunque siempre perteneció a lo que podemos llamar la comunidad ortodoxa de su tiempo.

Llegada la persecución supo dar un insigne testimonio de fe. Se hallaba en Nicomedia (Bitinia) cuando los primeros decretos anticristianos de Diocleciano, lo que le valió ser arrestado. Confesó paladinamente la fe y por ello fue dejado en la cárcel a la espera de un juicio que tardó nueve años en llegar, nueve años de prisión y sufrimientos que soportó con gran fortaleza espiritual. No hay unanimidad en cómo fue su muerte. Creen algunos que sencillamente murió en la cárcel de hambre y miseria, y otros creen que fue decapitado el 7 de enero del año 312. Ciertamente en la segunda mitad del siglo IV tenía culto en Oriente como mártir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: